Factor de amenaza y ejes de la percepción de amenaza chilena : ¿Qué política de defensa para Chile?

  • Cristián Leyton

Resumen

De esta forma el termino de percepción de amenaza tiene un origen sociológico, vale decir, es producto directo de algún tipo de relación humana. En este sentido, la amenaza es un factor constitutivo de las relaciones sociales por cuanto este principio se encontraría, teóricamente, al origen de la formación y emergencia de la vida societal. El estado de naturaleza, avanzado por Thomas Hobbes 3, comprendido como una situación de guerra de todos en contra de todos en donde el hombre es un lobo para el hombre demuestra el papel jugado por este principio en la constitución de órganos superiores al individualismo humano. La percepción de amenaza a la integridad física y moral de los individuos les impulsaría a crear y delegar, conscientemente, en un órgano superior, ciertas libertades que le son inherentes con el fin de que éste les garantice seguridad y paz en sus relaciones interpersonales. Este contrato social Lockiano 4, garantiza que cualquier conflicto que se produzca al interior de los límites nacionales y soberanos de un Estado serán resueltos por un arbitro -poder judicial-, cuya decisión última deberá ser acatada por los entes en conflicto. Su acatamiento esta asegurado por el monopolio legitimo de la fuerza que detiene el Estado quien es el encargado de resguardar la institucionalidad vigente.

Minacia, en latín, describe, una palabra, un gesto, un acto a través de los cuales un sujeto expresa la voluntad de hacer daño a otro.2 De esta forma, el concepto de amenaza constituye un signo que presagia algún tipo de peligro para la integridad global de una entidad cualquiera. La percepción o percipere, cuanto a ella, aparece como una representación consciente a partir de sensaciones generadas por la expresión de una intencionalidad, esgrimida, consciente o inconscientemente por un tercero. No obstante los cambios sistémicos globalizantes, los entes estatales siguen inmersos en un virtual estado de naturaleza internacional. Esta característica inmanente a las unidades estatales hace que estos últimos tiendan a percibir cualquier acción, intención y/o capacidad de los Estados que le circundan como potencialmente amenazantes para su seguridad económica, cultural, militar como política. Poco importa el grado de integración y de cooperación interestatal a partir del momento en que no existe un órgano supraestatal capaz de monopolizar el uso de una fuerza legítima, el factor de amenaza constituirá la característica central en toda relación internacional. Esto significa que el factor de amenaza no puede ser, en ningún caso suprimido, sólo controlado. Por ello, resulta necesario hacer la luz tanto sobre el concepto como sobre los factores de amenaza tradicionales que han afectado la seguridad político-militar del Estado chileno. Antes de ahondar en el concepto de seguridad cooperativa, tan de moda actualmente, primero debemos ser capaces de comprender las fuentes tradicionales que han servido de fundamento, determinado e influenciado el posicionamiento estratégico del país en el concierto de Estados del Cono Sur. Propongo, en conclusión, trabajar el vacuum teórico evidenciado por el campo de los estudios estratégicos en Chile. El Estado emerge, entonces, como la solución frente al permanente estado de inseguridad que caracterizaba la vida pre-estatal. Ahora bien, si a nivel nacional, los individuos están protegidos por el monopolio de la violencia legítima ejercida por el Estado, sobre el plano interestatal, vale decir de las relaciones enfre unidades estatales soberanas, el factor de amenaza continua, por el contrarío, ejerciendo un dominio absoluto, por cuanto, a nivel internacional no existe un ente supranacional detentor del uso de la fuerza legítima. Así como la naturaleza soberana de los Estados les permite dotarse de una organización interna propia, su autonomía frente a las otras unidades estatales les capacita para establecer relaciones de igual a igual. Ambas características les otorgan la facultad única de elegir libremente entre la cooperación o el conflicto con sus semejantes. En teoría, el único factor que incidiría en esta elección es la voluntad política de los órganos decisiorios políticos impulsando, a las máximas autoridades del Estado, a adoptar una u otra estrategia, la paz o la guerra, el conflicto o la cooperación. Inmersos en este virtual estado de naturaleza internacional, los entes estatales tienden a percibir cualquier acción, intención y/o capacidad de los Estados que le circundan como potencialmente amenazantes para su segundad, tanto económica, cultural, militar como política. De esta forma, a partir del momento en que no existe un órgano supraestatal capaz de monopolizar el uso de una fuerza legítima y superior a todos los entes estatales del sistema internacional, el factor de amenaza constituirá la característica, central en toda relación internacional.

 

 

Biografía del autor

Cristián Leyton

Bachelor ciencia política área relaciones internacionales y Master of Arts en ciencia política área estudios estratégicos y relaciones internacionales, Universíté du Quebec a Montréal (UQAM), Canadá; especialista en política de defensa y seguridad israelí y canadiense, así como en política extranjera de la Federación Rusa y Canadá; alumno magíster ciencias militares, Academia de Guerra; investigador asociado del Centro de Estudios Aeronáuticos y del Espacio (CEADE) de la FACH

Compartir
Cómo citar
Leyton, C. (2000). Factor de amenaza y ejes de la percepción de amenaza chilena : ¿Qué política de defensa para Chile?. Estudios Internacionales, 33(130), p. 49-74. doi:10.5354/0719-3769.2011.14943
Sección
Artículos
Publicado
2000-01-01