• Asia del Pacífico ante Estados Unidos : un enfoque heterodoxo
Juan José Ramírez Bonilla

Resumen

Para la mayoría de los analistas internacionales, el 11 de septiembre marca un giro drástico en la evolución del sistema de relaciones internacionales: la "nueva guerra" emprendida por la administración Bush contra el "terrorismo internacional" habría consolidado de manera discutible la hegemonía estadounidense. Las intervenciones militares en Afganistán e Irak no contaron con una oposición eficiente de las potencias secundarias y habrían contribuído a la consolidación  unipolar del orden internacional. El presente trabajo ofrece una interpretación diferente: a partir de los acontecimientos cruciales recientes, pretende demostrar que "el orden global" está marcado por una situación contradictoria. Por un lado, el gobierno estadounidense, cierto, es capaz de imponer globalmente sus intereses económicos, politicos y militares, pero esa imposición se realiza a costa de crisis internacionales en los ámbitos en que tales intereses se materializan; por el otro, las crisis internacionales provocadas por el gobierno estadounidense afectan los intereses de las potencias regionales, obligándolas a oponerse a los designios de aquél y a disputarle la influencia política, económica e inclusive militar en sus propios ámbitos geográficos. A pesar de las acres disputas, ninguna de las potencias nacionales secundarias está en condiciones de desplazar a los estadounidenses. El orden internacional, en consecuencia, evolucionará de crisis en crisis, mientras sigan existiendo las disparidades entre la potencia principal y las potencias secundarias.

Palabras clave

Texto completo: PDF



DOI: 10.5354/0719-3769.2004.14641